PRH0705 POLÍTICA/ CÓDIGO ÉTICO Y DE CONDUCTA

ESTADO DE REVISIÓN/MODIFICACIÓN DEL DOCUMENTO

Nº edición

Fecha

Naturaleza de la Revisión

0

07 de enero de 2020

Edición inicial

01

01 de septiembre de 2023

Incorporación canal de denuncias

   

ELABORADO

Responsable del SIG

REVISADO

General Manager

APROBADO

Dirección

Nombre: Fátima Guillén

Fecha:  01/09/2023

Nombre: Agathi Kanellou

Fecha: 01/09/2023

Nombre: Fátima Guillén

Fecha: 01/09/2023

  1. NUESTRA MISIÓN Y VALORES

NUESTRA MISIÓN

MCI fue fundada en Madrid en 2002 con el objetivo de ofrecer servicios de control de gestión del gasto médico y de asistencia sanitaria en viaje con los más altos estándares de calidad, y adaptados a las necesidades particulares de las empresas de seguros.

Con los años MCI ha demostrada la habilidad para evolucionar y adaptarse a los cambios del mercado, constituyendo la clave de su éxito dentro de una industria tan competitiva como es la de la asistencia médica.

Nuestra gran experiencia acumulada a lo largo de nuestra trayectoria en el sector del seguro y en el cuidado de la salud del personal desplazado y extranjeros, nos ha proporcionado una visión única sobre las necesidades individuales de nuestros clientes,

lo que hace posible que ofertemos una variedad de servicios en la gestión médico sanitaria y el control de gasto médico.

A lo largo de los años hemos logrado desarrollar una gran cartera de clientes provenientes de sector corporativo, compañías de asistencia y compañías de seguros.

Gestionamos casos médicos de alta complejidad para diferentes compañías de seguros gracias a un equipo compuesto por operadores, enfermeras y médicos disponibles las 24 horas del día ofreciendo apoyo operativo y asesoramiento clínico. El servicio se presta desde las instalaciones situadas en Madrid y con una plataforma de 24/7 con personal

multilingüe propio.

Cada cliente tiene unos requerimientos particulares que son satisfechos desde el inicio

hasta la finalización del contrato en los términos pactados por ambas partes.

Asimismo, la transparencia y el seguimiento de unas normas éticas en nuestro trabajo

nos distinguen de otras empresas, siendo altamente apreciado por nuestros clientes y proveedores médicos. El seguimiento de unos valores de conducta basados en la integridad y la seriedad nos ha llevado a trabajar con las compañías más respetadas de la industria, famosas por su excelente reputación.

 

NUESTROS VALORES

MCI participa activamente en el mercado de los seguros, siempre con integridad y observando rigurosamente las leyes vigentes. Asimismo, establece un comportamiento

ético y profesional en todas sus relaciones con los clientes y vela en todo momento por los intereses de los mismos y sus asegurados.

Su misión es ofrecer a los clientes un servicio profesional y objetivo con las mejores alternativas del mercado, proporcionando una información personalizada y enfocada al cliente en cuestión, que sea veraz y de la forma más clara y precisa posible.

  1. Independencia: La independencia frente a cualquier compañía aseguradora, garantiza la protección al cliente. Es esencial mantener y trasmitir nuestra integridad como empresa y velar siempre por los intereses de nuestros clientes a la hora de contratar cualquier servicio.
  1. Compromiso: nos distinguimos del resto de empresas del sector al ofrecer un trato cercano, accesible y personalizado, firmes con los intereses de nuestros clientes en todos los servicios que ofertamos.
  1. Innovación: desde hace más de 15 años ofrecemos a nuestros clientes servicios innovadores, flexibles, con garantías y empleando las últimas tecnologías que garantizan la seguridad y confidencialidad de la información.
  1. Profesionalidad y experiencia: La formación, especialización y la ética profesional son aspectos que caracterizan a nuestro equipo. Nuestros pilares básicos de actuación se basan en la transparencia de la información, la honestidad y la integridad.

La experiencia nos ha enseñado que la formación continua de nuestros empleados es vital para ser un referente en nuestro negocio. La complejidad de nuestros servicios requiere de grandes profesionales, preparados y competentes, que acompañen y estén

presentes en el desarrollo de toda la prestación del servicio.

  1. Calidad: Adoptar criterios y procesos de calidad que optimicen el funcionamiento interno y aseguren la máxima satisfacción de los clientes, es una prioridad para MCI. Con este fin, MCI ha implantado y se encuentra certificada por la ISO 9001 de Gestión de la Calidad del servicio. Asimismo, apuesta por las nuevas tecnologías, garantizando la seguridad de las mismas mediante la certificación de la ISO 27001.
  1. Cumplimiento y RSC: MCI desarrolla su actividad de acuerdo con la Ley y conforme a unos sólidos principios éticos y profesionales, adoptando todas las medidas de seguridad necesarias desde el diseño hasta la cadena de valor, para el buen funcionamiento de su negocio. Dando especial importancia a la privacidad de los datos de nuestros clientes, apostamos por un modelo de protección y tratamiento proactivo, que garantice los derechos de clientes y terceros.

La responsabilidad social corporativa (RSC) es un valor esencial en una empresa como MCI debido a la repercusión de sus actos en el mercado de seguros. Desde MCI promovemos dentro de nuestro equipo y la comunidad, una actitud de responsabilidad social y una política favorable al medio ambiente, sobre la que nuestra actuación pueda incidir, concienciando y fomentando prácticas sostenibles y de apoyo a la comunidad social.

  1. NUESTRO CÓDIGO

NUESTRO CÓDIGO DE CONDUCTA

El presente procedimiento corresponde al Código Ético y de Conducta (en adelante, “el Código”) de MEDICAL CLAIMS INTERNATIONAL, S.L, con CIF: B-83436444 y domicilio en la C/ Santa Leonor 65, Edificio B, planta 1º, 28037 – Madrid, (en adelante, “MCI”) y está llamado a servir como guía de actuación de los trabajadores, directivos y administradores de MCI, tanto en las relaciones internas como externas, con el fin de procurar un comportamiento ético y responsable en el desarrollo de nuestra actividad, acorde siempre a nuestros principios y valores corporativos.

OBJETIVO DEL CÓDIGO DE CONDUCTA

 

El presente Código de Conducta refleja las pautas de comportamiento a seguir en el desarrollo de nuestra actividad profesional, acordes a la misión y los principios de MCI, y unifica las políticas de actuación, sobre todo aquellas relativas a la comercialización de nuestros servicios y la prestación de los mismos, ya puestas en marcha por nuestro equipo.

De esta manera, el Código pone en valor la experiencia que hemos adquirido a lo largo

de los años y refleja el compromiso de MCI de continuar ejerciendo nuestra profesión de la manera más diligente, ética y profesional posible.

Nuestra actuación, además de ser moralmente aceptable, ha de ser fiel al espíritu de la Ley. Es por ello por lo que lo expuesto en el presente código ha de ser acorde a la misma

y, en el caso de detectarse cualquier tipo de incongruencia, deberá verificarse y modificarse.

Su objetivo, no es otro que el de la promoción e incentivo de los valores éticos y de conducta acordes con la responsabilidad social, los compromisos corporativos y la voluntad de cumplimiento normativo y evitación de delitos de MCI, alineando, de esta forma la cultura ética como paso esencial de la conformación, concienciación y desarrollo de la Cultura de Compliance (tanto en términos de promoción, supervisión y control del cumplimiento normativo como de la evitación de delitos, mediante el impulso de estándares éticos al personal de MCI en el desarrollo de sus actividades, reforzando así la diligencia en esta materia).

 

ÁMBITO DE APLICACIÓN

 

El presente Código vincula a todos los trabajadores que integra MCI, tanto a los altos cargos como al resto del equipo, así como a toda la cadena de valor de la empresa.

Todos y cada uno de ellos están obligados a respetar los principios de conducta que en

él se recogen, comprometiéndose además a cumplir con los procedimientos y políticas internas de la entidad, y a actuar y aplicar siempre la legislación vigente. Promoviendo así con sus actuaciones la cultura de cumplimiento y el comportamiento ético que MCI

espera de todas las personas que integran la compañía.

Por lo tanto, serán de aplicación las conductas recogidas en este Código a todos los niveles de la entidad, así como a terceros con los que se relacione MCI.

  1. NORMAS GENERALES DE CONDUCTA

Preservar los valores de MCI requiere formar a los profesionales en los riesgos a los que se ven expuestos y establecer unas pautas específicas de actuación. Este Código Ético y de Conducta es de aplicación en todas las operaciones del día a día y complementa las normas generales, directrices, políticas y procedimiento de uso interno existentes en MCI.

Las directrices, normas, y manifestaciones contenidas en el presente Código no son de carácter estático, sino que y de manera general, se espera de los profesionales de MCI el respeto a las leyes y normativas externas e internas como una obligación ineludible.

Los trabajadores y demás personas afectadas por este Código deben evitar conductas que, incluso no violando la legalidad, contravengan los valores, principios y/o comportamientos éticos establecidos.

COMPROMISO CON NUESTRO ENTORNO: RESPONSABILIDAD SOCIAL Y RESPETO POR EL MEDIO AMBIENTE.

 

Una de las principales preocupaciones de MCI es la responsabilidad social con el entorno, así como el respeto por el medio ambiente. Ello quiere decir que nos encontramos fielmente comprometidos con lo que nos rodea.

Nuestro, compromiso con el medio ambiente nos ha llevado a instaurar políticas internas, a certificarnos en la ISO 14001 de Medio Ambiente y a promover acciones dentro de la organización, como el reciclaje y la digitalización de los procesos, para promover una cultura de sostenibilidad a través de nuestros empleados y colaboradores, y minimizar así el impacto medioambiental que pueda generar nuestra actividad laboral.

 

BUEN USO DE LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS DE COMUNICACIÓN

 

Teniendo en cuenta que el mayor volumen de nuestras actividades se realiza a través de medios electrónicos de comunicación, MCI, con el fin de salvaguardar la protección de sus clientes, se compromete a instaurar políticas internas que protejan en la medida de lo posible la seguridad de los datos de carácter personal.

Asimismo, y junto a las políticas propias, MCI cuenta con el sello distintivos de la ISO 27001 de Seguridad de la Información. Ello, no hace sino reafirmar nuestros valores de calidad y cumplimiento, así como nuestro compromiso por promover los sistemas de autorregulación en materia de comunicación electrónica.

Desde el año 2016 MCI refuerza su compromiso con la seguridad de la información mediante la obtención y revalidación anual del estándar para la seguridad de la información ISO27001.

Todos los destinatarios de este Código son responsables de velar por el cumplimiento tanto de las políticas internas, como del buen y gestión de las comunicaciones electrónicas.

RESPETO DE LOS DERECHOS EN EL ÁMBITO DE LA PUBLICIDAD

 

Cualquier comunicación realizada en el ejercicio de la actividad profesional, destinada a promover los servicios de MCI, deberán realizarse desde el máximo respeto a los valores manifestados en el presente Código, y en cumplimiento a la legalidad vigente.

Concretamente, todos aquellos actos destinados a la difusión y publicidad de MCI, velarán por que su contenido no sea discriminatorio, garantizando el respeto y la integridad, desechando cualquier trato desigual por razón de la nacionalidad, raza, sexo, orientación sexual, creencias religiosas o políticas.

Primará el respeto al derecho al honor, manteniendo una actitud proactiva y dirigida a evitar prácticas agresivas. Además, la publicidad empleada a través de medios electrónicos de comunicación deberá respetar escrupulosamente la ley aplicable, haciendo gala de un contenido leal, honesto y veraz. No constituirá nunca un medio de abuso, de la buena fe de nuestros clientes, siendo su contenido plenamente identificable, primando los principios de comprensión, fidelidad y transparencia.

En el ejercicio de nuestras funciones, los integrantes de MCI debemos valorar muy especialmente la protección a la infancia y a la adolescencia, garantizando que la publicidad difundida a través de página web y redes sociales, no perjudicará moral o físicamente ni a menores, ni a adolescentes. Para este fin, MCI cuidará exhaustivamente

el empleo de presentaciones que puedan derivar en perjuicios morales o físicos, o aquellas que puedan constituir imágenes que corran el riesgo de incurrir en este ilícito.

TRANSPARENCIA EN LAS TRANSACCIONES COMERCIALES

 

Todos los empleados, a la hora de realizar transacciones comerciales en nombre de MCI, deben mostrar una conducta y actitud transparente, informando en todo momento al cliente de las condiciones reales, en referencia al precio, términos, condiciones y forma de pago.

En relación con las contrataciones llevadas a cabo por MCI con sus clientes a través de medios electrónicos a distancia, serán precedidas de una información clara y comprensible, que refleje fielmente, precio, términos, condiciones y formas de pago de

la transacción que va a ser realizada. De haber suplementos adicionales, se recogerá

de manera clara y comprensible.

PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL Y PRIVACIDAD

MCI, cumple la legislación vigente en materia de protección de datos, respetando el derecho a la intimidad y protegiendo los datos personales confiados por sus clientes, actuando siempre con la debida diligencia y tomando las medidas necesarias de conformidad con la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre Ley de Protección de Datos

y Garantía de Derechos Digitales (en adelante LOPDGDD).

Particularmente, y debido a que MCI desarrolla gran parte de sus actividades a través de medios de comunicación electrónica, se exige a todos los empleados la máxima rigurosidad en el supuesto de que recojan, traten o almacenen datos de carácter personal.

SERVICIO DE ATENCIÓN AL CLIENTE

 

MCI pone a disposición permanente de los clientes un Servicio constante de Atención al cliente, mediante el cual pueden formular consultas, reclamaciones o quejas. Dada la importancia que tiene para MCI la protección y cuidado de sus clientes, resulta crucial que todos los empleados que tengan acceso en el desarrollo de sus actividades a la información remitida, ya sea en formato queja o reclamación, sea tratada de acuerdo a la política de privacidad y protección de datos de la entidad, y conforme a la legislación aplicable.

OBLIGACIÓN DE CONFIDENCIALIDAD

 

Los empleados no divulgarán o emplearán información confidencial relativa a MCI o sus

clientes a terceros o a otros empleados que no estén autorizados para disponer de dicha información.

Asimismo, deberán aplicar la normativa vigente y medidas internas para el tratamiento de toda información y documentación confidencial, que serán consideradas activos fundamentales para la empresa, no pudiendo utilizar dicha información en beneficio propio o para fines contrarios a la ley.

¿Qué datos gozarán de carácter confidencial?

– Toda la información empresarial (información financiera, legal, comercial,

planes de estrategia, estadística y otras);

– Toda la información proporcionada por terceros en el desarrollo de la actividad

– profesional (empleados, proveedores y compañías aseguradoras, entre otros);

– Toda la información de clientes – incluida la información relativa a los asegurados de los clientes -.

El deber de confidencialidad es de carácter subsistente tras la finalización de la relación laboral.

PROPIEDAD INTELECTUAL Y PROPIEDAD INDUSTRIAL

En su compromiso con el desarrollo de una cultura de respeto al derecho, MCI es consciente de la relevancia que tiene para la seguridad jurídica y el desarrollo social la salvaguarda de los Derechos de Propiedad Intelectual y Propiedad Industrial.

Por lo que todo el equipo de MCI debe comprometerse a respetar no únicamente los correspondientes a la empresa, sino también a terceros.

El personal de MCI, deberá:

– Evitar y corregir todas aquellas conductas que presumiblemente puedan constituir una vulneración de los mismos;

– En lo relativo a los Derechos de Propiedad Intelectual, se atenderá especialmente al empleo de melodías y contenidos de texto o vídeo con la finalidad de desarrollar obras de la propia empresa. Deberá recabarse sin excepción el consentimiento, autorización o licencia del tercero;

– Con respecto de los Derechos de Propiedad Industrial y Propiedad Intelectual de MCI, desde las diferentes líneas de negocio se velará por la salvaguarda de las ideas, productos, metodologías y estrategias, impulsando la protección, en caso de ser necesario, a través de las correspondientes patentes, marcas registradas y derechos de

autor;

– No se explotarán marcas de terceros para llevar a cabo campañas comerciales, sin que concurra el consentimiento de éstos.

La relación anterior recoge las principales conductas y actitudes que deberán adoptar y/u observar los empleados de MCI, debiendo -aunque no se incluya en la relación anterior- actuar en todo momento para prevenir cualquier vulneración de este precepto.

CONFLICTO DE INTERESES

 

MCI considerará conflicto de interés todos aquellos supuestos en los que la entidad pueda obtener un beneficio que suponga un perjuicio correlativo para un cliente, así como aquellos en los que el cliente pueda obtener una ganancia o evitar una pérdida existiendo posibilidad de perjuicio a otro cliente.

Serán igualmente considerados conflictos de intereses todos aquellos casos en los que intervengan contrataciones u operaciones personales de los empleados, especialmente si constituye una actuación fuera del ámbito de las actividades que corresponden a sus funciones. Será igualmente de aplicación en aquellas realizadas con respecto a familiares y/o similares.

Todas aquellas conductas susceptibles de generar un conflicto de intereses deberán ser puestas inmediatamente en conocimiento del Órgano de Control Interno, para su resolución.

Entre las políticas para evitar conflictos de intereses que deberán ser respetadas por todos los integrantes de MCI, destacamos:

– Los empleados velarán por el correcto empleo de los recursos y activos de MCI, destinados al desarrollo de sus funciones.

– Los miembros de la dirección de MCI se abstendrán de formar parte en calidad de socios de cualquier empresa proveedora con la que se contraten servicios.

– Existencia de mecanismos de segregación de funciones, debiendo diferir la persona encargada de la tramitación de los Siniestros de aquellas que tramitan el pago de las correspondientes indemnizaciones.

La relación anterior recoge las principales conductas y actitudes que deberán adoptar y/u observar los empleados de MCI, debiendo -aunque no se incluya en la relación anterior- actuar en todo momento para prevenir cualquier vulneración de este precepto.

CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES TRIBUTARIAS

 

En consonancia con los principios y valores de este Código, se incluyen dentro de las conductas exigidas a nuestros empleados el total respeto y cumplimiento en lo que a las obligaciones tributarias se refiere.

MCI se compromete a cumplir con las obligaciones tributarias y los pagos a la seguridad social a los que venga obligada, de forma responsable y legal. Los empleados que tengan encomendadas entre sus funciones, el tratamiento de los datos relativos a la contabilidad y que recojan libros, registros y estados financieros se comprometen a que

dichos datos correspondan con la fiel imagen de la empresa.

MCI garantiza que toda la información que se introduce y registra en los sistemas es precisa y cumple con todos los requisitos exigidos legamente. Quedando terminantemente prohibido la ocultación o distorsión de la información de los registros

contables por parte de los empleados, así como la alteración o falsificación.

 

 

 

 

POLÍTICAS DE ANTICORRUPCIÓN Y ANTI-SOBORNO

 

MCI asume la obligación de erradicar cualquier forma de corrupción y tráfico de influencias. Sus profesionales se comprometen a no solicitar, aceptar u ofrecer ningún tipo de beneficio o ventaja de cualquier naturaleza no justificada que favorezca de manera directa o indirecta a MCI, al propio profesional o a un tercero frente a otros.

En ningún caso los empleados, directivos o administradores de MCI aceptarán, ningún tipo de prestación que, por su valor, pudiera tener una interpretación distinta del mero detalle de cortesía, de conformidad con la normativa aplicable en vigor y los usos existentes en la sociedad. En caso de duda, el profesional deberá consultar con el responsable del Órgano de Control.

MCI es consciente de que las reglas de cortesía social varían según los países. No obstante, lo principal a tener en cuenta previo a la aceptación de cualquier obsequio, 11

favor o invitación es que estos no se salgan de lo razonable y la normalidad, de forma que sorprendan o puedan influir en nuestro juicio comercial.

Cabe resaltar la importancia de prohibir los sobornos en sus relaciones con organismos

públicos, es decir, no se deberá ofrecer, prometer, entregar o aceptar cualquier tipo de

dádiva o beneficio de funcionarios o autoridades.

Estas conductas pueden suponer la imposición de medidas disciplinarias por parte de la

empresa, además de las consecuencias legales que dichas conductas puedan acarrear.

Algunos ejemplos de conductas inaceptables por parte del personal de MCI en este sentido son los siguientes:

– Aceptar u ofrecer regalos a proveedores o a compañías aseguradoras para lograr establecer una relación profesional o que puedan suponer una influencia en su juicio comercial.

– Aceptar dinero en efectivo, cheques o tarjetas de crédito.

– Aceptar comisiones ilícitas en su relación con las compañías aseguradoras.

– Aceptar favores personales en la consecución de una relación profesional.

La relación anterior recoge las principales conductas y actitudes que deberán adoptar

y/u observar los empleados de MCI, debiendo -aunque no se incluya en la relación anterior- actuar en todo momento para prevenir cualquier vulneración de este precepto.

LOS BIENES DE LAS EMPRESA Y LOS SISTEMAS INFORMÁTICOS

 

MCI pone a disposición de sus empleados los recursos necesarios, incluidas las herramientas informáticas, para la realización de su labor profesional. Es importante destacar que las aplicaciones informáticas son de especial importancia, dado que nuestra actividad, principalmente, se enmarca dentro en del comercio electrónico.

Los sistemas informáticos y el uso del sistema corporativo deberán utilizarse de forma responsable para los fines derivados de la actividad profesional, ajustándose a criterios

de seguridad, prudencia y eficiencia, excluyendo cualquier uso indebido, ilícito o contrario a los principios éticos de MCI.

El uso de internet y del correo profesional corporativo se ajustará exclusivamente al desarrollo de la actividad profesional y será ajustado a las labores propias de cada puesto de trabajo. Queda prohibido todo uso personal de internet y del correo profesional corporativo; asimismo, no se podrá utilizar en los medios materiales de la empresa ninguna dirección particular de correo electrónico y tampoco se podrá albergar en ellos ningún archivo ajeno a la actividad profesional (por ejemplo, fotografías, vídeos, música, libros, etc.).

Los medios materiales, bienes y demás herramientas utilizados por el empleado para desarrollar su trabajo, son propiedad de MCI. Por lo y que, MCI tendrá derecho a revisar su contenido íntegro sin la autorización de los empleados, sin que ello suponga una

violación de su privacidad.

En relación al uso de los bienes y demás herramientas (ordenadores, correo electrónico, teléfono etc.) facilitados por la empresa a los empleados para llevar a cabo su actividad laboral, deberán éstos hacer un uso adecuado de los mismos, así como de las propias instalaciones de la empresa, siempre para el fin debido y de acuerdo con el objeto social de MCI, salvo expresa autorización; no podrán llevar actuaciones contrarias a ello, como por ejemplo, el acceso a aplicaciones o equipos informáticos de terceros sin la previa y documentada autorización del titular.

Los derechos de uso y explotación, así como la titularidad de la propiedad de los programas y sistemas informáticos (incluido el Portal web) corresponden a MCI. Por ello,

no podrán entenderse cedidos a los usuarios ninguno de los derechos de explotación, más allá del correcto uso de la misma. Igualmente le corresponde la titularidad de los equipos, manuales e informes elaborados en el marco de su actividad laboral por los empleados que hayan sido desarrollados utilizando los sistemas informáticos de la empresa.

En cuanto a la reputación online corporativa de MCI, la identidad digital de la empresa deberá adecuarse a los valores y principios recogidos en este Código, debiendo adaptarse a éste las conductas relacionadas con los medios telemáticos que permiten operar online. Asimismo, MCI garantizará que las líneas de negocio online se correspondan efectivamente con la imagen de la empresa y evitará que puedan existir contenidos perjudiciales para los grupos de interés con los que se relaciona (compañías aseguradoras, proveedores, usuarios/asegurados).

Cuando se detecte cualquier actividad que pueda afectar a la identidad digital de MCI, se deberá poner en conocimiento de la persona encargada de verificar y solucionar el problema para minimizar los posibles daños y procurar, mediante la modificación del sistema de seguridad y/o la aplicación de nuevas medidas de seguridad, que no vuelva a suceder en un futuro.

PREVENCION DE BLAQUEO DE CAPITALES Y FINANCIACION DEL TERRORISMO

 

MCI es conocedora de las devastadoras consecuencias que estas prácticas delictivas pueden significar en el orden socioeconómico, en especial, sobre los mercados económicos y financieros. Por lo que está firmemente comprometida con la lucha internacional y nacional contra estas conductas.

Es por ello que MCI cumple con la normativa vigente en materia de Prevención del Blanqueo de Capitales (Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, Real Decreto 304/2014, de 5 de mayo,).

  1. RELACIONES DE INTERÉS

CONDUCTA CON LA EMPRESA

 

MCI se compromete a establecer todos los controles internos necesarios para el correcto funcionamiento de la empresa, verificarlos periódicamente y modificarlos si resulta necesario, siempre en cumplimiento con la Ley y con el fin de garantizar el objeto social de la entidad.

CONDUCTA CON LOS EMPLEADOS

 

El respeto por los derechos humanos y los derechos de los trabajadores, son dos principios rectores de la responsabilidad social asumida por MCI, la cual se compromete

a garantizar unas buenas condiciones laborales para sus empleados, así como un espacio de salud y seguridad en el trabajo, y se opone a cualquier forma de trabajo irregular, especialmente a la explotación y al trabajo infantil.

MCI garantiza un trato igualitario en la contratación, capacitación y ascenso de sus empleados, oponiéndose a la discriminación por razón de sexo, raza, religión, orientación sexual u opinión política.

Las buenas condiciones laborales y la formación continua favorecen el desarrollo humano y el profesional, además de asegurar la dignidad de las personas. Se rechaza cualquier tipo de comportamiento violento u ofensivo contra los derechos y la dignidad

de los empleados, así como el acoso laboral.

MCI se compromete a establecer un diálogo social entre altos directivos y el resto del personal, en garantía de sus derechos civiles y políticos, para favorecer la estabilidad de los empleados y el correcto funcionamiento de la empresa. La empresa es plenamente consciente de la importancia del desarrollo del trabajador en las esferas personales, así como en el ámbito laboral, por lo que se preverán los mecanismos necesarios para la efectiva conciliación de ambos.

Como ya hemos dicho, es importante garantizar un buen lugar de trabajo para los empleados, en el cual se cumplan con las normas de higiene, salud y seguridad esenciales, garantizando así los derechos a la salud e integridad de las personas, Esta necesidad está cubierta mediante la contratación externa de Servicio de Prevención de Riesgos laborales, responsable de la elaboración del correspondiente Plan de Prevención de Riesgos Laborales, el cual se pone a disposición de los integrantes de MCI para asegurar su conocimiento.

Finalmente, los empleados deben comportarse de acuerdo con las normas éticas establecidas en el presente código, según lo previsto en la Ley y llevar una actuación en consonancia con sus funciones en la empresa. En caso de cometer alguna infracción, y de acuerdo con el régimen disciplinario laboral, se podrán imponer las sanciones previstas en el Convenio General de Seguros y, en su defecto, regirá lo previsto en el Estatuto de los trabajadores.

Ejemplos de conductas a evitar por los empleados y por las que, en su caso, podrán ser

sancionados:

  • Acoso laboral.
  • Discriminación de cualquier tipo entre compañeros, así como con terceros, y actuaciones irrespetuosas.
  • Llevar a cabo contrataciones sin observar un tratamiento igualitario en el proceso y no discriminatorio.
  • Utilización indebida de bienes o de derechos de propiedad de la empresa que puedan generar un perjuicio a la misma.
  • Actuaciones que puedan perjudicar la imagen y reputación de la empresa.
  • Situaciones que generen conflictos de intereses.
  • Comportamientos ilegales o poco éticos, contrarios a los principios aquí
  •  

CONDUCTA CON LOS CLIENTES

 

La cercanía y la lealtad al cliente son valores fundamentales en el ejercicio de nuestra actividad. Para los empleados de MCI, se convierte en una cuestión elemental asesorar a nuestros clientes primando siempre sus circunstancias y necesidades. Sabemos que cada cliente es diferente, realizando nuestras funciones ofreciendo un trato personalizado y permitiendo a nuestros clientes que se beneficien de los más de 15 años de experiencia cuidando de ellos.

Nuestra prioridad es atender con rapidez y eficacia todas aquellas solicitudes, cuestiones o dudas que puedan surgirles a nuestros clientes, otorgando el enfoque adecuado para satisfacer sus prioridades. Para esta finalidad MCI está comprometida con la búsqueda constante de calidad y excelencia, logrando una experiencia de máxima satisfacción para el cliente. Nuestra posición nos permite garantizar un trato personalizado, con total independencia y seguridad a nuestro cliente, adaptándolo a las necesidades y características del cliente.

Desde el respeto de nuestros principios y valores, todos nuestros empleados destinarán

sus esfuerzos, no a la venta exclusiva, sino a la asesoría de particulares y empresas, partiendo desde el conocimiento de su situación previa.

COLABORACION CON LOS AUTORIDADES

 

MCI reconoce el esfuerzo de las administraciones públicas y organismos reguladores en sus funciones como garantes del correcto funcionamiento del mercado.

Razón por la cual, MCI ha incidido en el presente Código en su compromiso y su lucha contra aquellas prácticas o conductas consistentes en actividades de fraude, corrupción, blanqueo de capitales, financiación del terrorismo, o cualquier otra conducta contraria a derecho. Es por ello que todo el equipo de MCI tiene el firme compromiso de otorgar la máxima colaboración con las autoridades.

Muy especialmente nuestros empleados cumplirán con la mayor transparencia y

colaboración en:

– La gestión de los requerimientos formulados por los reguladores y supervisores.

– Las obligaciones de información periódica a los reguladores y supervisores.

No siendo excluyentes, del cumplimiento de cualquier otro tipo de requerimiento.

  1. RESPONSABILIDAD ANTE EL CUMPLIMIENTO DEL CÓDIGO

 

MCI promoverá un alto nivel de compromiso entre los empleados en el cumplimiento de este Código Ético y de Conducta. MCI pondrá a disposición de los empleados los medios necesarios para difundir y hacer respetar los principios de actuación contenidos en el presente Código Ético y de Conducta. Además, se espera proactividad a la hora de proponer mejoras y plantear cualquier duda sobre su interpretación. Cualquier duda que pueda surgir al empleado sobre la interpretación o aplicación de este Código deberá remitirse al Responsable del Órgano de Control Interno. De esta forma, el presente Código cumplirá su objetivo de convertirse en un manifiesto de la voluntad de todos.

Los posibles incumplimientos del Código Ético serán resueltos de acuerdo con el régimen

sancionador previsto en la normativa aplicable. Los empleados de MCI y terceros comunicarán, confidencialmente y de buena fe, las actuaciones contrarias al Código Ético y de Conducta que pudieran observar.

En cumplimiento a la Ley 2/2023, de 20 de febrero, reguladora de la protección de las personas que informen sobre infracciones normativas y de lucha contra la corrupción, y de acuerdo con las pautas recogidas en el Código Ético, todos los que formamos parte de MCI debemos actuar bajo un estándar de integridad y cumplimiento de la leyes y normativas internas, además, del deber de cooperar para evitar que alguien actúe de

forma incorrecta.

Para ello utilizarán el Canal de Denuncias establecido por MCI, que permite a sus empleados y terceros, de manera confidencial, consultar dudas y notificar conductas irregulares en materias, de índole penal o de cualquier otra, relativas al Código Ético y de Conducta.

Por tanto, todos debemos comunicar cualquier presunta irregularidad o acto contrario a la legalidad o a las normas internas de las que se tenga conocimiento. Sólo así será posible que cualquier sospecha o duda de irregularidad sea comprobada y, en su caso,

se puedan adoptar las medidas adecuadas para reparar sus consecuencias y evitar que esa irregularidad se repita en el futuro; mejorando de esta manera el entorno profesional, social, ético y de compromiso con el cumplimiento de las leyes.

MCI establece formalmente que no tolerará represalias cometidas sobre aquellas personas que hagan uso de los procedimientos establecidos para la comunicación de

conductas irregulares en materias, de índole penal o de cualquier otra, relativas al Código Ético. La dirección u órganos correspondientes cumplirán los requerimientos previstos en la legislación de protección de datos de carácter personal respecto de las comunicaciones que les remitan los profesionales con arreglo a lo dispuesto en el Código Ético y de Conducta.

  1. DIFUSIÓN DEL CÓDIGO ÉTICO.

El Código Ético y de Conducta se comunicará y difundirá entre los empleados de MCI mediante los medios oportunos. La difusión externa del Código Ético y de Conducta es responsabilidad del área de Recursos Humanos.

No obstante, todos los departamentos, en el ámbito de sus competencias, contribuirán a aumentar la citada difusión. Para llevar a cabo la gestión de la comunicación inicial se elaborará el correspondiente plan de comunicación interna y externa.

  1. APROBACIÓN Y ENTRADA EN VIGOR

 

El presente Código Ético entrará en vigor al día siguiente a su aprobación por el Dirección.

Aprobado por Dirección:

_________________________________________

CEO de MCI